Comentarios: 0

Era el último, y más esperado por nuestro tenis, partido de los cuartos de final del Open de Australia y saltó la sorpresa y ¡de qué forma!. Nadie podía esperar que el alicantino iba a ganar el partido con tanta contundencia.

Se sabía que iba a ser un partido duro, como todo el que juegan dos jugadores de gran nivel que encima se conocen mucho y han jugado en numeras ocasiones. Pero la condición de número uno del mundo convertía en favorito para pasar a las semifinales a Nadal. Los antecedentes también eran favorables para el manacorí con 11 victorias frente a las 3 de David Ferrer.

Si bien el jugador de Jávea ha empezado el año a un gran nivel, y su paso por el torneo australiano así lo demuestra, haciendo demostración de una gran fortaleza física y solidez en su juego. Nadal hasta estos cuartos de final había ido poniendo en marcha la maquinaria y aumentando el nivel hasta tener su mejor versión en los octavos de final contra el croata Marin Cilic al que ganó con gran autoridad. Ferrer ha ido pasando rondas con cierta facilidad también hasta su enfrentamiento con el otro español que nos quedaba en liza.

Así se nos presentaba un partido apasionante, con Nadal intentando superar sus resultados del año pasado, cuando se tuvo que retirar por lesión contra Murray, y un David Ferrer que buscaba alcanzar por primera vez en su carrera las semifinales del Open de Australia. El desarrollo de partido nadie se lo podía esperar, después de un primer set intenso y muy duro (que parecía reflejar lo que sería el resto del encuentro) que terminó con la victoria del alicantino por 6-4. La peor noticia para Nadal no era sólo el gran nivel mostrado por el alicantino sino unas molestias musculares que sufrió en este set y que como se demostraría en el resto del partido le dejaron mermado. Ferrer con un sólido juego de fondo,  gran velocidad en sus movimientos e imprimiendo mucha potencia en sus golpes se iba imponiendo en un segundo set que se anotó con sorprendente facilidad por 6-2 a pesar de comenzar perdiendo el saque pero se restableció y no dio ninguna oportunidad al número uno del mundo.

Rafa, visiblemente molesto y sin recuperar buenas sensaciones en ningún momento, estuvo bastante desconocido con gran cantidad de errores no forzados. Sin embargo, Nadal nunca se rinde y siguió luchando hasta el final del partido pero era ya una montaña muy alta incluso para él, la formada por un rival a un nivel increíble hoy sus problemas físicos, y acabó cayendo en el tercet set también por 6-3.


De esta manera, Nadal no podrá conseguir el tan ansiado Grand Slam (conseguir los 4 grandes de forma consecutiva), ni sumar más puntos en la clasificación, pero de buen seguro, como nos acostumbra, el lunes empezará a prepararse para el resto de la temporada, que no ha hecho más que comenzar, y volver a demostrar que es el mejor. Por su parte, David Ferrer con un gran tenis y madurez se presenta en la penúltima ronda. Semifinales en las que se enfrentará a uno de los jugadores que mejor tenis está demostrando en las pistas de Melbourne Park, Andy Murray, que venció en un duro partido de cuartos de final a la gran revelación del torneo, el ucraniano Aleksandr Dolgopolov Jr, por 7-5, 6-2, 6-7(3) y 6-3.

En la otra semifinal tendremos otra gran encuentro entre los números 2 y 3 del mundo, el suizo Roger Federer, que se impuso en cuatro sets al español Tommy Robredo y que busca conseguir su quinto título en Australia, y el serbio Novak Djokovic, que está demostrando un tenis increíble hasta ahora en el Open Australia, y que se lo pondrá muy dificil a Federer en un partido que se presenta apasionante.


Así, ya tenemos establecidas las semifinales del Open Australia 2011 (en categoría masculina y femenina), que se disputarán los dos próximos días y que desde Cosas de Tenis te contaremos, esperando que David Ferrer siga haciendo historia y se convierta en el segundo español en poder ganar en este torneo.

También te puede interesar

Nadal y Ferrer salvan a la armada española

Comentarios (0)

Envía tu comentario
Nombre:  
Email:  
Mensaje: